De la mano de Vladimir Quesada, la 34 llegó tras imponernos en la segunda fase y obligar a una final nacional contra Herediano. Esa serie decisiva ante los Florenses fue sumamente cerrada y culminó con marcador global de 1-1, por lo que hubo que acudir a los penales. En esta instancia, el Monstruo se dejó el cetro tras ganar 4-3.