El Monstruo recuperó su protagonismo de la mano de Roy Myers y con Alejandro Sequeira como goleador con once tantos. Ante un sorpresivo San Carlos que llegó a la final, los Morados disputaron el cetro que al final se dejó en la serie global con marcador de 7-2, sin apelaciones.