Esta temporada se disputó en torneo de apertura y clausura, Saprissa se adueñó de ambos por lo que se proclamó campeón nacional y se dejó la copa número 22. Como dato importante, Adrián Mahía fue el goleador del torneo con 21 goles (compartió el primer lugar con Josef Miso de Alajuelense) y el Monstruo rompió un récord de goleo en una sola temporada con 108 tantos marcados a favor.