La ‘36’ llegó de la mano del adagio Morado ‘No se repartan nada mientras el Saprissa esté vivo’ . Tras un torneo irregular, el Monstruo sacó su conocida casta de campeón y luego de clasificarse a la segunda fase, venció a Alajuelense en semifinales y a Herediano en la final. De esta forma se consolidó como el equipo que más cetros domésticos ha ganado en el área de la Concacaf.